Baños Turcos en Estambul

Baños Turcos en Estambul

Los baños turcos son la versión otomana de las termas romanas. Son un lugar creado para combinar la limpieza del cuerpo y la relajación, aunque también cumplen una función social y cultural.

Etimológicamente, la palabra Hammam (el nombre en árabe) significa "que expulsa calor". Actualmente y dependiendo del dialecto, Hammam equivale a decir baño.

Durante el siglo XVIII Estambul llegó a tener más de 150 baños, muchos de ellos construidos por el arquitecto Sinan.

¿En qué consiste un baño turco?

Un baño turco tradicional es una variante más húmeda de la sauna y se divide en varias partes: Atrio, Frío, Templada y Caldarium. El interior de los baños está decorado con mármol por ser un material que conserva muy bien el calor.

En la mayor parte de los baños de Estambul, la entrada incluye lavado exfoliante y distintos masajes. Hay que decir que los masajes turcos son bastante fuertes y pueden recordar al masaje tailandés.

Baños turcos más conocidos

Como no podía ser de otro modo, en Estambul hay cientos de hamams. La gran mayoría son baños turcos tradicionales, aunque también han ido apareciendo spas con un estilo más occidental.

Dado que estáis en el corazón de la antigua Constantinopla, creemos que debéis probar un baño tradicional. De entre las infinas opciones podemos recomendaros el Aga Hamami, situado muy cerca de la Plaza Taksim.

Aunque hace años había varios baños muy famosos (Çemberlitaş, Suleymaniye, Galatasaray,  Cagaloglu...), su estado de deterioro hace que actualmente sean poco recomendables.

Nuestros baños turcos favoritos

Hamam de Cemberlitas

Hamam de Cemberlitas

El Hamam de Çemberlitaş es el baño turco más famoso de Estambul. Está situado en pleno centro histórico de la ciudad.
Hamam de Suleymaniye

Hamam de Suleymaniye

Con más de 450 años de historia, el Haman de Suleymaniye es el único baño turco tradicional que ofrece servicio mixto en Estambul.